INTERESANTE

¿Es necesaria la competición en el deporte?

Muchas personas ven la competitividad en los seres humanos como un rasgo malo, y la verdad es que si está mal si se lleva al exceso. Pero un poco de competencia dentro del deporte puede resultar en ser una herramienta muy buena para enseñar lecciones de vida.

¿Por qué la competencia dentro del deporte es vital para educar al ser humano?

Todos conocemos que un poco de competencia sana en cualquier campo mejora la motivación y genera un mayor esfuerzo por parte de quienes practican un deporte. Aunque siempre habrá diferentes niveles de talento e interés deportivo en cualquier grupo de personas, los beneficios que proporciona la competencia dentro del deporte siguen siendo accesibles para todos.

Las actividades deportivas, tanto competitivas como no competitivas, desempeñan un papel importante. Los deportes casuales son una gran manera de hacer ejercicio mientras se disfruta del tiempo con los amigos, pero hay una serie de otras ventajas del deporte que sólo se pueden encontrar compitiendo.

Alienta a que se establezcan normas más estrictas de rendimiento

Es natural aplicar más esfuerzo cuando lo que está en juego es mayor, y menor esfuerzo cuando el resultado es de menor importancia. Con un mayor esfuerzo en el deporte viene una mayor mejora en una variedad de diferentes áreas como las habilidades, la aptitud física, el trabajo en equipo y, potencialmente, los premios.

Fomenta la actividad física

Obviamente, es posible participar en actividades físicas en un entorno no competitivo y muchas personas lo hacen de forma regular. Sin embargo, en un entorno competitivo, los individuos a menudo se esfuerzan más en los entrenamientos y en los partidos.

Este esfuerzo extra da como resultado una mejora en los niveles de condición física, así como la ampliación de los límites de un individuo sobre su percepción de lo que es físicamente capaz de hacer.

Enseña cómo perder bien/tratar con la decepción

Perder bien es una habilidad que se aprende mejor a una edad. Practicar deportes competitivos es el lugar perfecto para desarrollar esta habilidad, ya que muchos individuos están en una edad en la que están madurando y decidiendo qué tipo de persona quieren ser.

La formación temprana de un buen espíritu deportivo puede asegurar que los seres humanos lleven estas buenas prácticas a través de todos los aspectos de sus vidas y hasta la edad adulta.

Igualmente importante es enseñar a todos a ganar con gracia. La competencia dentro del deporte, especialmente cuando hay mucho en juego y se invierten emociones, ofrece una amplia oportunidad para que estas lecciones se enseñan, aprendan y practiquen.

Construye camaradería y trabajo en equipo

Los deportes en equipo son uno de los mejores ejemplos para demostrar la necesidad de trabajar con otros para lograr el éxito. El entrenamiento y la competencia regulares proporcionan una comunidad y un vínculo regular.

Trabajar juntos hacia una meta común es una de las maneras más efectivas de aumentar la camaradería y la amistad. Es esta experiencia y emoción compartida la que construye la lealtad y la confianza dentro de un equipo.