INTERESANTE

Atletas que odiaban los deportes

Es bien sabido que muchas personas a veces no escogen la carrera adecuada y tratan de aceptar lo que el destino les ha deparado, y muchos odiaban lo que hacían aunque a veces logran grandes hazañas, a pesar de no hacer lo deseado, pero esto lamentablemente no ocurre en todos los casos.

En este artículo veremos cómo Atletas con trayectoria y futuro, no congenian con la ocupación que les dio fama al punto que Odiaban los deportes.

¿Porque un atleta llega a odiar los deportes?

Realmente es bastante contradictorio imaginarse una persona que haya conquistado fama y riquezas, pueda lograr odiar  el oficio que le dio tanta gloria.

En este caso vamos a nombrar el tenista famoso Andre Agassi, se dice que fue una figura muy prominente en la década de los 90, pero nunca se sintió feliz con el deporte que practicaba.

Andre Agassi en una conferencia que dio en México donde comentó sobre el tema central de su biografía, pudo afirmar el profundo rechazo que sentía con este deporte que lo llevó a ser uno de los mejores del tenis en el mundo.

Este famoso tenista, odiaba este deporte desde niño, debido a  que su padre lo obligaba a tener prácticas bastantes exigentes, y él se sentía muy presionado. Era un niño de ocho años cuando comenzó sus prácticas, desde ese entonces ya odiaba el tenis.

Andre  tenía sobre sus hombros una gran responsabilidad, que su padre la había impuesto, debido a esto formó una gran aversión por el deporte, que no le daba paz y cada crecía más y más su rechazo y odio.

Paso largas horas de intenso entrenamiento logrando así ser profesional ya a los 16 años. Se llegó a convertir en el número 1 del mundo con tan solo 25 años. Actualmente el tenis resultó ser algo que le ha servido para ayudar a niños desfavorecidos,  el sigue siendo el deportista más infeliz del tenis.

También podemos nombrar otros jugadores como:

Iván René Valenciano: Futbolista, colombiano, conocido por su potente pegada y por la cantidad de anotaciones de goles en 520 partidos aproximadamente, aunque se convirtió en leyenda y le decían el “bombardero”, él prefería jugar baloncesto o ser ingeniero de sistemas, ya que fue por su padre que se convirtió en jugador de fútbol.

Gabriel Omar Batistuta: Con 635 partidos era el goleador histórico de la selección de Argentina, apodado el “Batigol” pudo decir a un diario español: “El fútbol no me gusta solo es un trabajo para mí”.

Hay ocasiones que muchos deportistas llegan muy alto, casi por casualidad y muchas veces sin querer. Lamentablemente terminan abandonando esos largos años de esfuerzo, y algunos terminan mal.

Comment here